21 abril 2021

Cifras hablan por si solas de quien es quien en el mapa político nicaragüense: Fuerzas políticas principales son el FSLN y el PLI

*Arnoldo solo puede salvarse negociando el PLC para alojar a un PLI que se encuentra en la cuerda floja y unificar liberalismo

Granada, Nicaragua
Por: Augusto Cermeño
 
Las cifras que parieron las elecciones del domingo 6 de noviembre 2011, nos dicen, ahora, quien es quien en Nicaragua. Las fuerzas políticas principales son dos: Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), como indiscutible primera fuerza y el Partido Liberal Independiente (PLI), como segunda fuerza.
 
Las cifras hablan por si solas, el FSLN ganó las elecciones con un amplio 62.64%, con 1 millón 566 mil 916 votos; el PLI quedó en segundo lugar con un 31.06%, con 779 mil 325 votos y el PLC apenas alcanzó un 5.91%, con 148 mil 334 votos.
 
El resto de fuerzas quedan totalmente rezagadas y condenadas a desaparecer el mapa político nicaragüense. Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) alcanzó apenas un 0.37%, con 9 mil 350 votos, Alianza por la República (APRE) logra un 0.21%, con 5 mil 302 votos. Quedan fuera de paila, como se dice en buen nicaragüense.
 
Solo que el PLI, ganador de las elecciones, es un “cascarón” de partido que da alojamiento a miles de simpatizantes del político libero conservador Eduardo “El Ratón” Montealegre, quien ha logrado atraer a otras fuerzas pequeñas, como el Movimiento Renovador Sandinista (MRS), un pedazo de la Resistencia Nicaragüense y el mismo PLI, que es un mini partido en litigio.
 
Los que también se llamaron Unidad Nicaragüense por la Esperanza (UNE), estaban huérfanos de partido y consiguieron alojarse para las elecciones, en el PLI, un partido muy pequeño que se creció en las elecciones, pero que puede encogerse nuevamente al salir todas las fuerzas del Movimiento Vamos con Eduardo (MVE), que aglutina a conservadores y liberales.
 
Lo mas seguro es que Montealegre comience a negociar un alojamiento más seguro, como es el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), que a pesar de haber convertido, en estas elecciones, en una débil tercera fuerza, tiene mucha experiencia que puede ayudar a darle cuerpo a un partido liberal mucho más monolítico, con estructuras permanentes, bien afiladas que les permitan irse a las próximas elecciones municipales.
 
Por supuesto, que el alojamiento, puede implicar, algunas cuotas de poder, dentro del PLC, para el gordito Alemán, quien para muchos “esta acabado” y no tiene futuro político, pero puede seguir manteniendo alguna influencia en el liberalismo.
 
Seguramente, Motealegre podría negociar ese alojamiento, pidiendo a Alemán mantener en bajo perfil, por razones que no hace falta mencionar en este artículo, pero que son del dominio público.
 
Estas elecciones significan un gran triunfo para la nueva derecha nicaragüense concentrada en el Movimiento Vamos con Eduardo, el temporal partido PLI y un poco en el supuestamente sandinista MRS.
 
Arnoldo, quedó truncado en sus planes pactístas con el FSLN, quedando el espacio abierto a un nuevo pacto entre Daniel y el nuevo icono de la derecha en Nicaragua: Eduardo Montealegre.
 
Los negocios políticos relativos a la composición, a las estructuras de poder del Estado nicaragüenses, quedará en manos de las dos grades fuerzas: el FSLN y el PLI, o como quiera llamarse en el futuro inmediato.
 
Las reparticiones de espacios, de cargos, de cuotas de poder en la Asamblea Nacional (cargos directivos), Cortes Suprema de Justicia (CSJ) y el Consejo Supremo Electoral (CSE), queda en manos de estas dos poderosas fuerzas políticas: FSLN y el PLI. Así están las cosas ahora, mientras tanto, los PLI, están haciendo el “papelón” de protestas que no tienen ningún futuro y más bien crean ruidos insanos para los intereses de la nación.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies