24 octubre 2021

César Augusto Sáenz Vargas, científico nicaragüense que destacó en México, pero desconocido en Nicaragua

 

Granada, Nicaragua
(1916-1998)
Alejandra Dávila
 
 
 César Augusto Sáenz Vargas nació en 1916 en la ciudad de Granada, Nicaragua, lugar en el que realizó sus estudios hasta el bachillerato en el Colegio Centroamérica. En 1941 se trasladó a la ciudad de México como becario de la fundación Rockefeller para estudiar la carrera de arqueología en la Escuela de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional, en el antiguo casco de Santo Tomás. Posteriormente ya en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, cuya sede se encontraba en la planta alta poniente del antiguo Museo Nacional de Antropología de la calle de Moneda, continuó sus estudios hasta el 27 de agosto de 1946, fecha en la que presentó su examen profesional con la tesis Quetzalcóatl en México y Centroamérica.
 
César Sáenz, realizó sus primeras prácticas de campo en Xochicalco Mor. (1942-1943), bajo la coordinación del Profesor Eduardo Noguera. Durante los años de 1943-1945, por invitación de Pedro Armillas, se hizo cargo los trabajos de la Calle de los Muertos en Teotihuacán. En uno de los conjuntos arquitectónicos de este lugar realizaría el descu-brimiento de los pisos de mica. Entre 1949 a 1951 regresó a esta zona arqueológica con el cargo de comisionado. En diciembre de 1947 se incorporó al INAH ocupando un cargo como practicante de arqueología, dando inicio así a una fructífera carrera de más de 50 años en la institución.
En 1951 por invitación de Alberto Ruz, se unió a los trabajos arqueológicos en Uxmal y Palenque con extensión a las zonas de Kabah, Sayil y Labná. Durante 1951 y 1954, en los trabajos de liberación y preservación de los patios del Palacio de Palenque, fueron removidos el relleno de piedra y argamasa de la escalera interior del Palacio de las Inscripciones, en este lugar fue encontrado un entierro colectivo y un sarcófago cubierto por una lápida.
 
En las excavaciones que se realizaron en el Templo de la Cruz foliada, César Sáenz realizó el hallazgo de un brasero gris, dos esculturas moldeadas en estuco, una caja de piedra construida de mampostería con su tapa de laja que contenía una ofrenda. También aparecieron dos lápidas esculpidas con inscripciones jeroglíficas y un yugo liso. Tiempo después de 1979 a 1982, Sáenz regresaría de nuevo a Palenque para realizar los trabajos de exploración, consolidación y restauración del Templo XII, o de las Calaveras. En la parte inferior de uno de los pilares del pórtico del templo encontraría un mascarón modelado de estuco.
 
Durante los años de 1951-1956 y 1968-1973, realizó seis temporadas en Uxmal, en donde estuvo a cargo de los trabajos de restauración del Palacio del Gobernador, la Casa de las Tortugas y el Cuadrángulo de las Monjas. En la Plaza oriente del Palacio del Gobernador, descubrió una rica ofrenda. En 1968 fueron halladas dos esculturas similares a la llamada Reina de Uxmal y tres lápidas con la figura de Tláloc, cuyo rostro sonriente, tocado y orejeras representaban al glifo del año teotihuacano.
 
Al sur de la pirámide del Adivino, exploró el desplante de la última etapa constructiva, en estos trabajos se recolectaron los tiestos del "ángulo Z" de la fase Tepeu del Clásico tardío y que César Sáenz identificaría como provenientes de Xochicalco. En la temporada 1972-1973 realizó trabajos de exploración en un montículo, que los mayas actuales de la región llamaban el "cerro de la Noche", en la exploración de este montículo, que resultó ser un templo, se encontró un mascarón y un entierro con una ofrenda, destacando un objeto de madera de árbol de zapote. Los nueve cuerpos de la fachada norte del templo fueron restaurados bajo su dirección.
 
Entre otros sitios mayas que exploró se encuentran los de Kabah, Sayil y Labaná. En Kabah, durante la temporada del 6 de abril al 20 de mayo de 1953, se ocupó de de los trabajos del Palacio, así como de los del Arco. Restauró y consolidó los muros de la bóveda y la esquina suroeste, restituyó la piedra del revestimiento y completó el panel de columnas de triple atado que se encuentran en la fachada. De 1953 a 1957 estuvo a cargo de los trabajos en los conjuntos de: el Mirador, el Palacio y el Edificio de las Columnas de Sayil. Durante sus excavaciones en este sitio, exploró un montículo pequeño que resultó ser un adoratorio en el que se encontró un cilindro semicónico de piedra y una ofrenda consistente en objetos de barro. Al mismo tiempo que estuvieron a su cargo los trabajos de Sayil, también se ocupó de los que se estaban realizando en Labná. En este sitios descubrió, al sur de la fachada del Templo anexo; ocho cabezas antropomorfas.
 
En 1961 se convirtió en el director de los trabajos arqueológicos de la zona de Xochicalco en el estado de Morelos, que tuvieron una duración de cuatro meses. Durante su estancia en este lugar, se realizaron la exploración y restauración de un pequeño recinto llamado: "la Cámara de las ofrendas" así como también, el de la sala sureste de la "estructura A". En la "Cámara de las ofrendas", fue encontrado un entierro primario en posición decúbito lateral, el cual, al parecer, fue un personaje importante debido a que la ofrenda que lo acompañaba estaba formada por conchas marinas (encontradas cerca de su mano derecha), un pendiente de jade (debajo de la mandíbula) con la representación de un rostro humano de perfil y con un tocado en la cabeza representando a serpientes emplumadas. Completaban la ofrenda: una figurilla antropomorfa femenina sedente y otra masculina con los brazos cruzados frente al pecho (ambas talladas en serpentina), 15 puntas de proyectil de obsidiana, otras conchas marinas y 2 valvas de moluscos.
 
Al explorar el interior de el "Templo santuario", se encontraron tres bloques con glifos numerales. En la cara frontal de uno de ellos, un rostro humano emerge de las fauces de una serpiente, junto a este bloque, se encontró una ofrenda de variados objetos de lapidaria de estilos teotihuacano, Mezcala y Pucc de la zona norte Maya. En la pirámide de las Serpientes Emplumadas, realizó también algunas excavaciones con el objetivo de detectar la presencia de estructuras más antiguas. El 22 de agosto de 1962 participó en una sesión dedicada a calendarios y códices con una ponencia en la cual expuso sus hallazgos de la "estructura A" de Xochicalco. El planteamiento de Sáenz fue el de haber encontrado en las estelas de la estructura "A" de Xochicalco representaciones de dioses asociados a glifos nahuas, teotihuacanos, toltecas, zapotecas y mayas, denotando una fusión de culturas en Xochicalco. Su propuesta recibió un reconocimiento que le brindó el Congreso Internacional de Americanistas.
 
Durante su última temporada en Xochicalco (1965-1966) llevó a cabo las excavaciones de las estructuras C y D, en las cuales se encontró un adoratorio con una estela de glifos asociados a numerales. En la estructura E se hallaron unas puntas de proyectil y de cuchillos de obsidiana. Se descubrieron también los muros, peldaños y una rampa que correspondían a una época más antigua. Los trabajos fueros suspendidos por falta de recursos. El 15 de mayo de 1990 la Secretaría de Educación Pública le entregó un diploma y la medalla Ignacio M. Altamirano. El SNTE le haría entrega también de un diploma, así como de un reloj conmemorativo. En 1997 fue publicado el libro "Homenaje al profesor César A. Sáenz", de Ángel García Cook, et al, de la Colección Científica número 351, del INAH en reconocimiento a su trayectoria. El distinguido arqueólogo César Augusto Sáenz Vargas falleció el 6 de diciembre de 1998 en la Ciudad de México, D.F. Es considerado uno de los pioneros de la arqueología moderna de nuestro país, formó parte de una generación de arqueólogos que sin importar el sitio o la región, acudían a realizar sus investigaciones, viviendo en campamentos y en pensiones durante temporadas de varios meses, e inclusive años. Cesar Sáenz dejó un importante legado en las investigaciones arqueológicas de México.
 
Algunas de sus obras más importantes:
 
 
  • 1946 Quetzalcoatl en México y Centroamérica. (Tesis: Maestría), Arqueología, ENAH, México
  • 1952 El adoratorio central, Palacio Del Gobernador Uxmal. Tlatoani; V: 1; N: 5-6
  • 1956 EXPLORACIONES EN LA PIRAMIDE DE LA CRUZ FOLIADA.INAH, México
  • 1962 Exploraciones arqueologicas en Xochicalco, Morelos. En Boletín INAH, N7.
  • 1962 XOCHICALCO. TEMPORADA 1960. Departamento De Monumentos Pre-Hispanicos. Informes; 11. INAH, México.
  • 1963 Exploraciones en Malinalco. En Boletín INAH; N14.
  • 1963 Nuevos descubrimientos en Xochicalco, Mor. En Boletín INAH, N11.
  • 1964 Las Estela de Xochicalco. Sobretiro del Xxxv Congreso Internacional de Americanistas; Actas y Memorias.
  • 1964 ULTIMOS DESCUBRIMIENTOS EN XOCHICALCO. INAH.
  • 1965 Exploraciones En Xochicalco. En Boletín INAH; N20;
  • 1966 Cabecitas y figurillas de barro del Ixtepete, Jalisco. Boletín INAH; N24
  • 1966 Exploraciones en el Ixtepete, Jalisco. En Boletín INAH; N23;
  • 1966 Tesoros arquelógicos rescatados.En Boletín INAH, V24.
  • 1967 EL FUEGO NUEVO. INAH, México
  • 1967 NUEVAS EXPLORACIONES Y HALLAZGOS EN XOCHICALCO, 1965-1966. INAH. México
  • 1968 Cuatro piedras con inscripciones en Xochicalco, Mexico. Sobretiro de Anales de Antropologia Volumen V; Mexico.
  • 1968 Exploraciones y restauraciones en Yucatan. En Boletín INAH, N31.
  • 1975 Con: Matos Moctezuma et al. LOS PUEBLOS Y SEÑORIOS TEOCRATICOS. INAH, México
  • 1975 Exploraciones y reconstrucciones en la gran piramide de Uxmal, Yucatán En Boletín INAH; V2; N12

1976 Ceramica de Uxmal, Yucatan. Anales de Antropologia e Historia; V5

 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies