29 febrero 2024

Amnistía Internacional pide al Gobierno brasileño que actué dentro de la ley contra los narcos


Sábado 271110, 2:10 PM
Londres, 27 nov (EFE).- Amnistía Internacional (AI) pidió hoy al Gobierno de Brasil que actúe de manera proporcionada y dentro de la ley en su respuesta a la ola de violencia criminal de los narcotraficantes durante la última semana en Río de Janeiro.
 
Según las últimas cifras de la policía militar, en los enfrentamientos entre policías y supuestos narcotraficantes han muerto desde el lunes 35 personas, entre ellas una niña de 14 años alcanzada por una bala perdida en la comunidad de Vila Cruzeiro.
 
"Esta violencia es totalmente inaceptable, pero la respuesta de la policía ha puesto en situación de riesgo a las comunidades", manifestó en un comunicado Patrick Wilcken, investigador de Amnistía Internacional especializado en Brasil.
 
Wilcken destacó que "las autoridades deben garantizar que la seguridad y el bienestar del general de la población es lo primero y principal en cualquier operación en áreas residenciales".
En opinión del investigador de AI, esta ola de violencia criminal "es sintomática de fallos más profundos en el sistema de justicia criminal" y debería suponer "una llamada de atención para las próximas administraciones federales y estatales".
 
Amnistía expresó su temor de que la operación de seguridad en marcha en torno al grupo de comunidades conocidas como Complexo do Alemão derive en un mayor derramamiento de sangre.
 
Esta organización recordó que en 2007 se llevó a cabo una operación similar en Complexo do Alemão, donde las muertes de 19 personas nunca fueron aclaradas, pese a que la comisión de derechos humanos afirmó que se habían producido ejecuciones extrajudiciales.
 
"La operación no tuvo un impacto positivo a largo plazo para la seguridad de la comunidad, que sigue estando bajo el dominio del cartel de narcotraficantes de Comando Vermelho", señaló AI.
 
Además, "la tarea policial en Río de Janeiro sigue dependiendo de métodos represivos", como lo demuestra la cifra de más de 500 personas muertas a manos de la policía en lo que va de año, en lo que las autoridades califican como "acciones de resistencia".
 
La policía exige la rendición de los traficantes atrincherados en las favelas
hace 2 horas 50 mins
La policía de Río de Janeiro exigió este sábado la rendición de centenares de narcotraficantes atrincherados en las favelas Complexo de Alemao (norte) y advirtió de que no retrocederá en su intento de recuperar el control de la ciudad, sede de la Copa del Mundo 2014.
 
Cronología de los últimos choques entre policías y narcotraficantes en Río de Janeiro
Con el conglomerado de favelas completamente cercado por militares fuertemente armados, apoyados por tanquetas con ametralladoras de grueso calibre y helicópteros, la policía asegura estar en condiciones superiores para combatir el narcotráfico, tras una semana de enfrentamientos que dejó 35 muertos.
 
"Tenemos toda la superioridad. No hay hipótesis alguna de que los traficantes tengan éxito", dijo el Comandante General de la Policía Militar (PM), Mario Duarte, refiriéndose a las tanquetas con ametralladoras, los 800 efectivos de las fuerzas armadas y 17.500 policías movilizados.
"Quien se quiera entregar que lo haga ahora" porque "estaremos del lado de afuera por poco tiempo", añadió al explicar el megaoperativo que inició la policía junto al Ejército tras la ola de ataques del narcotráfico, que en los últimos días han sembrado el pánico con incendios de vehículos y ataques a puestos militares.
 
"No vamos a retroceder en la decisión de pacificar Río. Estamos llegando a los momentos finales para alcanzar a los traficantes que están en Alemao", remató.
 
El masivo despliegue militar ocurre dos días después de que la policía lograra recuperar el control de la vecina favela de Vila Cruzeiro. Pero en ese operativo, centenares de narcotraficantes huyeron de Vila Cruzeiro hacia el Complexo do Alemao.
 
El portavoz de la PM, coronel Lima Castro, explicó que de momento, la estrategia que buscan es la rendición de los narcotraficantes. "Estamos dando tiempo para que esas personas se rindan" y se entreguen, dijo a la cadena de TV Globo.
 
"Que pongan las armas en la cabeza, y las manos en alto y los detendremos y enviaremos a la Justicia", pidió. "No tienen la menor posibilidad con los armamentos y los hombres que tenemos", señaló Lima Castro.
 
La PM destaca que la posibilidad de lanzar un operativo de choque directo en este grupo de favelas, habitado por 400.000 personas, se enfrenta a varios riesgos como la dificultad topográfica de la zona, sus callejuelas con poca visibilidad, y la altísima densidad de población.
 
Los habitantes del conjunto de favelas solo quieren que la situación se defina para poder volver a sus casas. "Esperamos que las cosas mejoren. Quiero que esto se resuelva (…) porque si no, no podremos volver nunca a casa", reflexionó una joven que solo se identificó como Carla, de 26 años, en una de las entradas de Nueva Brasilia, otra de las favelas del complejo.
 
El Complexo do Alemao es un reducto dominado por el grupo Comando Vermelho (CV), uno de los grupos criminales más antiguos de la ciudad y uno de los tres grandes del narcotráfico carioca.
 
Su líder, conocido localmente como Marcinho VP, es acusado por la policía de ser uno de los responsables de la ola de incendios y ataques a puestos policiales de esta semana en Río. El traficante, que está tras las rejas, fue trasladado a un presidio de máxima seguridad del alejado estado de Rondonia; su esposa y dos de sus abogados, señalados de haber transmitido sus órdenes al exterior, fueron detenidos el viernes por la noche.
 
La violencia estremece Río de Janeiro desde el pasado domingo, cuando comenzaron los incendios de vehículos y ataques contra puestos policiales que desataron la respuesta de las autoridades en la ciudad, que será sede de los Juegos Olímpicos 2016 y albergará una sede de la Copa del Mundo 2014.
 
Pyongyang advierte sobre "consecuencias imprevisibles" de maniobras
Sábado 271110, 2:25 PM
Por Sébastien Blanc
 
Corea del Norte afirmó el sábado que "nadie puede prever las consecuencias" de la participación el domingo de un portaaviones norteamericano en las maniobras conjuntas con Corea del Sur en el mar Amarillo, según un comunicado difundido por la agencia oficial KCNA.
 
Gráfico animado sobre la relación entre Corea del Norte y Corea del Sur
"Si Estados Unidos trae finalmente su portaaviones al mar Occidental (Mar Amarillo) nadie puede prever las consecuencias", advirtió el texto.
Poco antes, el régimen estalinista prometió "golpear sin piedad" en caso de violación de su espacio soberano, en especial en el mar Amarillo, en el lugar donde operarán durante cuatro días los navíos coreanos y estadounidenses, entre ellos el portaaviones "George Washington".
 
Pekín, principal apoyo de Corea del Norte, se dijo también opuesto a la organización de estas maniobras y advirtió contra "toda acción militar no autorizada" a lo largo de sus costas.
 
"Este ejercicio no está dirigido contra China", respondió un portavoz del Pentágono. Estas operaciones "son de naturaleza defensiva y destinadas a reforzar la disuasión contra Corea del Norte", agregó.
 
La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, mantuvo el viernes una conversación telefónica con su homólogo chino, Yang Jiechi, para discutir sobre la tensa situación en la península coreana.
 
El jefe de la diplomacia ruso, Sergei Lavrov, también se entrevistó por teléfono el sábado con Yang Jiechi para resaltar "la necesidad de prevenir una mayor intensificación de la situación" y actuar hacia vías que "alivien las tensiones" entre las dos Coreas, según un comunicado del ministerio ruso.
 
Estas maniobras navales tienen lugar cinco días después del bombardeo por Pyongyang de la isla surcoreana de Yeonpyeong, situada en el mar Amarillo. Este ataque, de una magnitud sin precedentes desde la guerra de Corea (1950-1953), causó cuatro muertos y una veintena de heridos.
 
Corea del Sur prometió el sábado vengar la muerte de sus dos infantes de marina, cuyos funerales se celebraron el sábado cerca de Seúl.
 
A la ceremonia fúnebre, difundida en directo por la televisión, asistieron numerosos responsables políticos y militares.
 
"Nosotros con seguridad vengaremos vuestras muertes", declaró Yoo Nak-Joon, jefe del estado mayor de la Marina, ante las fotos de los dos soldados fallecidos.
 
El nuevo ministro de Defensa surcoreano, Kim Kwan-Jin, nombrado el viernes, afirmó "responder rápida y firmemente a la actual situación de crisis" con Pyongyang, y preconizó "devolver los golpes multiplicados" en caso de ataque militar de Corea del Norte, citado el sábado en el diario conservador Chosun Ilbo.
 
En una concentración en el centro de Seúl, ex combatientes surcoreanos exigieron también el sábado una respuesta firme contra el régimen estalinista.
 
"Unámonos y venguémonos", gritaban los ex soldados de la marina, vestidos de uniforme, al tiempo que quemaban una bandera norcoreana y retratos del dirigente Kim Jong-Il y de su hijo Kim Jong-Un, supuesto heredero.
 
Por su parte, Corea del Norte dijo también este sábado que "si es verdad" la muerte de civiles surcoreanos en los bombardeos del martes sería "muy lamentable", pero de todos modos es responsabilidad de Seúl, que ha recurrido a "escudos humanos".
 
Según un comunicado difundido por la agencia KCNA, "Seúl utiliza asiduamente en sus campañas de propaganda las ‘víctimas civiles’ para dramatizar, dando la impresión que los civiles sin defensa fueron expuestos a un ‘bombardeo ciego’".
 
"Si (la muerte de civiles) es verdad, es muy lamentable, pero el enemigo tiene que ser dado por responsable de lo que pasó porque actuó de forma extremadamente inhumana utilizando ‘escudos humanos’", agregó el régimen norcoreano.

Noticias de Interés

Facebook
Twitter
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies