4 diciembre 2021

Jorge Eduardo Arellano ofreció conferencia magistral “Rubén Darío: Motivos básicos de su poesía” en el Centro Cultural Antiguo Convento de San Francisco

 

Departamental 
Granada, Nicaragua
Sábado 24 Enero 2015
Augusto Cermeño
 
El escritor e historiador nicaragüense, Jorge Eduardo Arellano, brindó magistral conferencia titulada “Rubén Darío: Motivos básicos de su Poesía”, en el Centro Cultural Antiguo Convento de San Francisco, de la colonial Granada.
 
Jorge Eduardo llegó acompañado de un catedrático e investigador argentino, Rodrigo Javier Caresani de la Universidad de Buenos Aires. La conferencia de Jorge Eduardo fue patrocinada por el Instituto Nicaragüense de Cultura, la Biblioteca Nacional Rubén Darío y el Centro Cultural Antiguo Convento de San Francisco.
 
A Jorge Eduardo se le presentó como uno de los intelectuales más influyentes de la segunda mitad del siglo XX. Jorge Eduardo comenzó hablando de convertir la conferencia en una conversación, de modo que “no lo hagamos tan profesoral”, dijo con los presentes.
 
Sugirió a los presentes aprovechar la presencia de Rodrigo Javier Caresani, quien “asistió al simposio de León e impartió la Lección Inaugural. Es uno de los investigadores más jóvenes y valiosos, que están surgiendo por el mundo”.
 
“El Latinoamericano del Milenio”
 
Jorge Eduardo Arellano comenzó por comentar un “titulo” que la BBC de Londres le dio a Rubén Darío: “El Latinoamericano del Milenio”. Jorge Eduardo consideró que “ese título no tiene ningún valor. No es más que una promoción publicitaria, de una prestigiada radio británica, pero la BBC de Londres no sabe ni quiere saber de Rubén Darío”.
 
Agregó que la BBC “no tiene la autoridad intelectual para saber. Porque se trataba de un concurso, de un certamen, de una encuesta. El Ministro de Cultura, de entonces, Clemente Guido, ordenó a todos los niños, de todos los colegios, a que llegaran a pulsar una computadora, para responder activamente a la encuesta y logró que Darío fuera nombrado el Latinoamericano del Milenio”.
 
Jorge Eduardo dijo que se trata de “el hombre más importante del Milenio, en diez siglos, incluyendo los 500 años de existencia, a partir del descubrimiento y otros 500 años correspondiente a la cultura indígena”.
 
Para Jorge Eduardo “eso fue un solemne disparate. El más grande latinoamericano es, y no puede ser otro, que Simón Bolívar. Eso es una cosa inalcanzable, extraordinaria”.
 
Igual interés puso la BBC de Londres al certamen mundial de “Gases Rectales”
 
Llama la atención a Jorge Eduardo, que la misma BBC de Londres organizó en Wisconsin un certamen de “Gases Rectales”, al que le puso “el mismo interés”. Enfatizó que “la BBC de Londres organizó un concurso mundial de gases rectales. No se sabe cómo fue ese concurso…”.
 
Un tanto jocoso, Jorge Eduardo dijo que no se sabe “si premiaron a los más prolongados, los más “olorosos”, y a los más sonoros. Yo le llamó gases rectales o petardos anales”.
 
Jorge Eduardo da un giro en sus palabras, al destacar la real dimensión del poeta, de quien dice que “nuestro Rubén Darío, fundador de la poesía moderna en lengua española; uno de los iniciadores de la narrativa contemporánea, a nivel de la misma lengua; uno de los forjadores del nosotros, latinoamericano”.
 
Contribuyó a forjar la identidad latinoamericana  
 
Aclaró que “antes está José Martí, pero él también contribuyó a forjar la identidad latinoamericana. Un fecundo pensador progresista, a través de sus crónicas y ensayos”.
 
Habló de Darío como “capitán de Modernismo, tanto en España, como en nuestra América, en los dos lados. Por eso se le llama trasatlántico, porque él influye aquí, influye allá”.
 
Dijo que uno de los cuentos de Azul, “La Canción del Oro”, influyó en Francia, fue imitada por un poeta francés. Constituye uno de los mejores logros alcanzados por un intelectual trasatlántico, mereciendo de nuestro mundo hispánico, después de Miguel de Cervantes, el mayor número de asedios y estudios. Esa misma obra constituye el más valioso patrimonio cultural de Nicaragua”.
 
“Resultando su autor, la máxima figura en la construcción de nuestra identidad nacional”, indicó. Preguntó a los alumnos, unos 12, si habían leído “El Viaje de Nicaragua e Intermezzo Tropical”, uno de sus libros”. La respuesta fue no y Jorge Eduardo les dijo que “no se puede ser ciudadano de Nicaragua, si no se conoce ese libro, porque en ese libro está reflejado la historia, la idiosincrasia, la Geografía, las mujeres, la política, el paisaje y todo el descubrimiento que hizo Darío, tras 15 años de ausencia de su país”.
 
Dijo que “está la creación mítica del país, su visión integral de su entorno vital. Ahí define al nicaragüense, por primera vez. Dice: el nicaragüense es aguerrido, alegre, aventurero, astuto, apasionado y altivo”.
 
Jorge Eduardo considera que el nicaragüense que caracteriza Darío, podría sufrir modificaciones, con el tiempo, aunque cree que “algunas se conservan. Después vino Pablo Antonio Cuadra a decir que el nicaragüense es así, etc., etc.”.
 

Noticias de Interés

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies