24 octubre 2021

Historiador brindó conferencia sobre legado sandinista de Carlos Fonseca y habló de convicción y pasión “en la lucha, como lo hicieron nuestros héroes y mártires”

 

Política 
Granada, Nicaragua 
Sábado 08 Noviembre 2014
Augusto Cermeño
 
Manuel Moncada Fonseca, historiador sandinista, impartió conferencia magistral sobre la vida de Carlos Fonseca y su relación con las ideas del General de Hombres Libres Augusto César Sandino.
 
Dirigiéndose a los militantes sandinistas reunidos en el polideportivo Granada, dijo: “Tenemos que hablar con convicción, a la que debemos imprimirle pasión, la pasión que le imprimieron los héroes y mártires…”.
 
Se refirió a esa pasión que le imprimieron a sus palabras el comandante Carlos Fonseca, Sandino, Zeledón, Ricardo Morales Avilés “y todos los que cayeron luchando porque llegara a ser como lo es hoy: libre, soberana e independiente”.
 
“Es perverso plantear: yo soy sandinista pero no soy danielista…”
 
Manuel tocó el tema del liderazgo sandinista, en el que la figura principal, en la actualidad, es el comandante Presidente Daniel Ortega. Moncada parafrasea un poco al comandante Tomas Borge, al decir que “es perverso plantear: yo soy sandinista pero no soy danielista”.
 
“No se puede ser bolivariano en Venezuela, si ser chavista. No se puede estar con la revolución cubana, si se es anti fidelista. No se puede estar con la revolución boliviana si no se está con Evo (Morales). No se puede estar con la revolución ecuatoriana sino se está con Correa. No se puede estar con la revolución nicaragüense si estamos en contra de quienes la conducen, particularmente el comandante Daniel Ortega Saavedra, digno hijo de los héroes y mártires, hijo legitimo del comandante Carlos Fonseca Amador”, concluyó.
 
Dijo que Sandino es de la Nación, la Patria nicaragüense, “lo es también Carlos Fonseca y lo son todos los héroes. Pero una cosa es que sean de la nación nicaragüense, entendida como pueblo, entendida como mayoría y otra cosa es que creamos que, el hecho de que Sandino, Carlos Fonseca y todos los que son de la patria nicaragüense, no quiere decir que sean de aquellos que reniegan de la patria y que sueñan con ver a este país, de rodillas ante el imperio yanqui o ante el imperio como sistema mundial”.
 
El pensamiento de Carlos Fonseca Amador: íntimamente ligado al de Sandino
 
Manuel Moncada Fonseca, se refirió al pensamiento del Comandante Carlos Fonseca, muy ligado al pensamiento del General Sandino. Indicó que Carlos estaba íntimamente comprometido con la idea de combatir, “el deber del combate por Nicaragua, por una vida digna, en aras de lograr una Nicaragua libre de toda opresión, libre de toda cosa enajenante”.
 
Consideró que estudiando a Carlos Fonseca, se descubren “los ejes esenciales de la realidad nicaragüense. Hablar de él no es algo que se reduzca solo a su persona. Carlos Fonseca era y es Nicaragua, era y es la historia de este país…”.
 
Habló de los enemigos de hoy y de ayer, externos e internos, que “eran estudiados por Carlos Fonseca. Son otros los nombres pero el enemigo es el mismo. El analiza a la dictadura somocista, a la oposición burguesa y no burguesa…”.
 
Consideró que “si para Sandino, la clave de la realidad nacional se la dio Benjamín Zeledón. Con su levantamiento antiimperialista de 1912, entregando su vida por el pueblo nicaragüense, para no legar a este país y a su gente, una patria mancillada; para Carlos Fonseca, el modelo a seguir de persona, el ejemplo a seguir, de persona, lo fue Augusto Nicolás Calderón Sandino”.
 
Valora que “el legado de Sandino está presente en la realidad nicaragüense, está presente en los proyectos que impulsa el liderazgo sandinista, que impulsan las bases sandinistas, que debemos impulsar todos y cada uno de nosotros”.
 
Dio algunas comparaciones entre Carlos Fonseca y el general Augusto César Sandino: “Sandino nace un 18 de mayo de 1895 y muere asesinado el 21 de febrero de 1934. Su padre fue un mediano terrateniente, Gregorio Sandino y su madre Margarita Calderón. Sandino no llegó a los 40 años, fue asesinado antes de que ellos pudieran su realidad”.
 
Dijo que Carlos Fonseca “apenas si llegó a los 40 años. Esa similitud pareciera devenir del espíritu, en alguna parte sí, y existe también en lo que hacemos. Ambos fueron hijos naturales. Sandino fue hijo natural. Carlos Fonseca fue hijo natural de Fausto Amador y Agustina Fonseca Úbeda, una campesina matagalpina”.
 
Tanto Fonseca como Sandino “se embebían, se empapaban de la realidad nacional, también procuraba en todo lo posible, empaparse de la realidad internacional. Hoy más que ayer, no existen las luchas aisladas. No podemos desmembrar Nicaragua de Centroamérica, Latinoamérica, ni del continente americano ni del mundo”.
Citó el pensamiento de Sandino, en el sentido de que “mientras Sandino aliente la independencia de Centroamérica, tendrá un defensor, jamás traicionaré mi causa. Por esto me llamo hijo de Bolívar”.
“Calor Fonseca hablaba de la necesidad de alzar los ideales Carlos Marx, Camilo Torres, del Che (Guevara) y muchos otros héroes del mundo. Es decir, no creamos jamás, que somos una isla. Las revoluciones ya no sobreviven aisladas…”, dijo el historiador sandinista.
Concluyó que “la redención del oprimido, es la razón de ser de toda la lucha revolucionaria. Ambos, Carlos y Sandino, supieron siempre, que sus vidas iban a ser cortas. Sabía esto, porque todo el tiempo estaban arriesgándola”.
“Carlos Fonseca, por su parte, decía: la vida que a mí me queda, no me pertenece a mí mismo, le pertenece a los hermanos que han caído, al ideal que hemos abrazado. Creo que esto es lo fundamental en el uno y en el otro, en todo el legado que nos han dejado…”.
 
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies