Septiembre mes de la Patria
19
SHORT_09
2010
Septiembre mes de la Patria

 

Granada, Nicaragua
Por: Augusto Cermeño
 
La Batalla de San JacintoEn el mes de Septiembre, Nicaragua celebra dos días gloriosos (14 y 15), con motivo del 154 aniversario de la Batalla de San Jacinto y el 189 aniversario de la Independencia de Centro América. La histórica Batalla de San Jacinto se dio el 14 de septiembre de 1856.
 
José Dolores Gámez, ilustre historiador nicaragüense del Siglo XIX, al narrar sobre los hechos acontecidos el 14 de septiembre de 1856 nos dice: “Antes de la salida de León, el General Tomás Martínez tuvo noticias de que los filibusteros, en pequeñas partidas llegaban a proveerse de ganado vacuno a las haciendas a Tipitapa, y destacó sobre aquel punto al coronel don José Dolores Estrada con 120 hombres.
 
En la hacienda de San Jacinto, colocada en una eminencia que domina toda la llanura, se situó poco después el coronel legitimista dispuesto a impedir la extracción del ganado. William Walker tuvo noticias de la llegada de Estrada y mandó una escolta de 40 hombres a sorprenderlo, pero la casa de San Jacinto, además de ser dominante, estaba rodeada de gruesas murallas de piedra, que servían de corrales, y tras de éstas salió un fuego tan nutrido de fusilería, que obligó a los filibusteros a desistir de su empeño, dejando muerto al segundo jefe de la expedición.
 
La presencia del enemigo en San Jacinto fue cosa que preocupó mucho a Walter, porque lo privaba del abasto de carne para la Plaza de Granada, por lo cual dispuso atacar a Estrada inmediatamente”.
 
Hacienda San JacintoLos filibusteros, sobre todo los recién llegados, según narra Gámez, subestimaban a los patriotas nicaragüenses, pensando que con su sola presencia saldrían huyendo. Walter mandó una columna compuesta por 120 hombres, entre oficiales y soldados, salió alegremente de Granada, sin llevar artillería, por el mal estado del camino. La soldadesca filibustero se fue a la batalla atenidos a una fácil victoria.
 
“En Tipitapa se incorporó Byron Cole, deseoso de recibir su bautismo de sangre en aquella vez, y obtuvo el mando de la expedición. Al amanecer del 14 de septiembre de 1856, Byron Cole y sus hombres, favorecidos por una espesa niebla, estuvieron a punto de sorprender a Estrada, que descansaba confiadamente sin puestos de avanzada. Este, sin embargo, tuvo tiempo de prepararse y resistió el ataque”.
 
Llama la atención en la narración de este episodio histórico de la Batalla de San Jacinto, que Byron Cole no era militar, “nunca había estado en una acción de guerra, y además, iba tan confiado en que los greaser (grasosos) echarían a correr, que olvidó las más tribiales reglas de la estrategia y atacó en cuerpo por el flanco derecho de la casa”, refiere Gámez.
 
Los filibusteros atacaron la fortaleza de piedra, siendo repelidos por los patriotas nicaragüenses. Estrada, sin perder la calma y agudeza militar, aprovechándose de la impericia de los filibusteros, mandó a picar la retaguardia del enemigo, haciéndolos huir en completa desbandada. Los filibusteros pensaron que llegaban fuerzas en auxilio de los patriotas de San Jacinto.
 
Se dio una persecución feroz sobre los invasores y, según Gámez “hicieron una horrible matanza de fugitivos, contándose entre las víctimas al infortunado Byron Cole”. Un escaso número de filibusteros regresó a la Plaza de Granada, presos todavía del terror, sembrando desaliento en el resto de la tropa invasora.
 
“Los filibusteros que creían antes que cada uno de ellos valía por un centenar de los nativos, estaban palpando que fuerzas iguales y peor armadas acababan de darles, en San Jacinto, una lección de las más severas. Entonces se contaron y vieron que su número era infinitamente menor que el de los enemigos. La deserción desde ese día fue muy considerable en Granada”, expresa Gámez.
 
Para Gámez, la Batalla de San Jacinto “por haberse verificado por una sola clase de armas y entre dos pequeñas escoltas, fue sin embargo, de una influencia decisiva, porque estimuló y alentó a los aliados y dio el convencimiento de que los filibusteros no eran invencibles”.
 
Plazuela de la Independencia o de Los Leones
 
Al fondo el ovelisco (foto archivo).El 15 de septiembre de 1921 con motivo de las fiestas del primer centenario de la Independencia de Centro América, proclamada en la ciudad de Guatemala, el 15 de septiembre de 1821, fue erigida e inaugurada la Plazuela de la Independencia o de Los Leones, con el título de Plazuela de la Independencia.
 
La actual Plaza de la Independencia, es dominada en el extremo norte, frente al edificio de ENITEL, por un imponente obelisco que consagra en sus inscripciones y planchas de mármol, no solamente los nombres de los próceres de la Independencia del año de 1821, sino también los nombres de los héroes y mártires nicaragüenses y, en especial, granadinos que promovieron patrióticamente los movimientos independentista del año 1811, en la propia ciudad de Granada.
 
El movimiento independentista logra culminar con el grito de Independencia que resonó en Guatemala el 15 de septiembre de 1821 y en Granada, el coronel Crisanto Sacasa, por orden del 2 de octubre del mismo año, “mandó jurar, militarmente, la Independencia General del Gobierno español, conforme la superior orden del M.I.S. Sub-inspector Capitán General Brigadier don Gabino Gainza”, según Gámez.
 
El historiador Pío Bolaños narra que “proclamada la Independencia, quedó la ciudad granadina regida por una Junta Consultiva de Vecinos, siempre sí, sujeta a las autoridades establecidas el 15 de septiembre de 1821 en Guatemala”.
 
Entre los principales próceres de la Independencia destacan el licenciado don José Cecilio del Valle, originario de Choluteca, Honduras; Miguel Larreynaga, nicaragüense y don Mariano de Aycinena, guatemalteco.

 

Joomla Templates and Joomla Extensions by ZooTemplate.Com
 

Comentarios

 
#1 JOSE RAMON GARCIA R 21-09-2010 20:09
muy buenas dignas y bien merecidas,estas celebraciones.de nuestra independencia,y la gloriosa batalla de san jacinto. por nuestros patriotas que lucharon por dejar una nicaragua libre.no babra mas celebraciones tan digna como esta,en la historia de nic. las otros son asesinatos, entre nuestros hermanos nicaraguenses que causaron dolor luto y odios.
Citar
 

Este artículo está cerrado a comentarios.

Diseñado por Chema